Pan de verdad en cinco minutos

 

Pan de trigo sarraceno

Quería compartir con vosotr@s esta fantástica receta de pan de sarraceno, por lo bueno y saludable que es  ¡además es súper fácil de hacer!

El trigo sarraceno es un cereal muy antiguo proveniente de Asia central que posee una proteína de alta calidad. Aporta numerosos nutrientes a nuestro cuerpo ya que contiene contiene ácidos grasos esenciales omega-6vitaminas del grupo B, algo de vitamina E y minerales entre los que destacan el zinc, selenio, cobre, manganeso, fósforo, potasio y magnesio. También aporta algo de calcio y hierro siendo muy bajo en sodio. Es importante consumir trigo sarraceno procedente de cultivo ecológico para evitar el consumo de contaminantes o de organismos modificados genéticamente.

Es un cereal muy adecuado para invierno ya que calienta nuestro organismo, aunque por supuesto puedes tomarlo todo el año, además está indicado en dietas de adelgazamiento y no contiene gluten, por lo que es fantástico también para celíacos. Previene enfermedades cardiovasculares, regula el tránsito intestinal y el sistema inmune entre muchos otros beneficios.

Esta receta no contiene ni leche, ni harinas, ni levaduras; se hace directamente con el grano del cereal y no necesita ser amasado, simplemente pasaremos la batidora minipimer ¡y listo!

 

INGREDIENTES:

  • 2 Tazas de Trigo sarraceno bio
  • 2 Tazas de agua mineral
  • 2 Cucharadas soperas de semillas de chía
  • 1 Cucharada sopera de semillas de lino
  • 1 Cucharada sopera de café de sal marina
  • 50 ml de tamari o salsa de soja bio
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Pipas de girasol y calabaza
  • Papel para hornear
  • 1 molde

ELABORACIÓN:

  1. Lavar el trigo sarraceno, en remojo bajo el grifo hasta cuatro veces, frotando bien con las manos.
  2. Escurrir y poner en un recipiente con tapa alto.
  3. Añadir al bote las semillas de chía, la sal y las semillas de lino junto al sarraceno.
  4. Tapar y dejar reposar (mínimo 2 horas).
  1. Destapar y añadir el tamari y el aceite.
  2. Batir con la batidora minipimer durante unos 3 minutos.
  1. Colocar el papel de horno en el molde.
  2. Volcar la masa en el molde moviendo un poco el papel para que no haga dobleces y queden cicatrices en el pan.
  3. Colocar las semillas de girasol y calabaza sobre el pan y hundirlas un poquito.

Listo para hornear

  1. Con el horno precalentado, introducimos el pan a 160º arriba y abajo durante una hora y media. Estos tiempos son orientativos y dependerán de la potencia de vuestro horno, en mi caso, como mi horno es poco potente, necesito tenerlo a 200º durante dos horas para que me quede bien hecho y tostadito.

RECOMENDACIONES:

Cuando el pan lleve unos 20 minutos en el horno hacerle una incisión en el centro , a lo largo del pan para que tienda a abrirse por allí y no por los laterales.

También cuando falten unos 15 minutos podéis sacarlo del molde y ponerlo boca abajo en el horno para que tueste la parte de abajo y no quede blandito.

Una vez lo saquéis del horno colocarlo sobre una superficie agujereada que no toque a la mesa para que el pan se ventile por todos los lados y no se reblandezca de abajo. Yo utilizo la pieza supletoria que suelen llevar todas las tostadoras.

Ventilarlo sobre una superficie alta y agujereada

Para quien no le guste el trigo sarraceno puede probar de cambiar el cereal. He estado haciendo pruebas con espelta o centeno, pero al ser el grano más duro es más difícil que quede compacto y al cortar se despedaza un poco… Pero después de varias pruebas como mejor me ha quedado ha sido haciendo estos pequeños cambios a la receta que os acabo de explicar:

  • En lugar de poner sólo espelta o centeno, pongo mitad espelta o centeno / mitad trigo sarraceno, de esta forma el sabor del sarraceno se nota mucho menos.
  • Dejar reposar toda la noche en lugar de un par de horas.
  • Poner un poco menos de agua y un poco más de chía.

¡Y este ha sido el resultado! (las fotos son de pan de sarraceno con espelta).

¡Listo para comer!

¡Espero que os guste tanto como a mí!

See u soon