Diseño sostenible

pla3-e1457104212366

IRENE PEUKES EN EL CENTRO CON LAS ARTESANAS EN BANGLADESH

Hace tiempo que aposté por ella y sus diseños, Irene Peukes sorprende por su originalidad y su modo de producir sostenible. Sus primeros diseños de zapatos se vendían en mi tienda a pares, no dejaban indiferente a nadie.

La diseñadora afincada en Mallorca comenzó este trabajo a partir de su estancia Guatemala, lugar que visita a menudo para desarrollar tejidos y complementos con la ayuda de las artesanas indígenas con los que desarrollará las líneas de sus colecciones.
El proyecto toma como punto de partida la herencia maya y evoluciona hasta un diseño actual, pero sin perder las raíces y la tradición. Irene quería involucrar a las artesanas para crear algo “bello e ingenioso, que disfrutaran con la labor y devolviéndole a la artesanía el valor que merece”.

Irene tiene una línea de ropa Guate va vest (puedes echarle un vistazo a la colección aquí Irene Peukes) y una línea de zapatos Pla, firma que lanzó hace ya unos tres años, sus diseños se realizan en algodón, madera y yute, el que se calza un par de zapatos o sandalias Pla pisa y siente el mundo de otra manera.

Los zapatos Pla están hechos a mano en Bangladesh por unas mujeres de una Ong,  como único material el yute material muy utilizado y muy preciado allí y que además se llegan a comer sus hojas, se tiñen de forma totalmente natural, el proceso es muy bello. El proceso del pegado de la suela se termina también de forma artesanal en su taller de Mallorca. Pla respeta a las personas que los fabrican, el trabajo que realizan y el medio ambiente.

Sus colecciones Guate va vest están diseñadas en Mallorca, donde tiene su taller y se componen de una serie de prendas numeradas fabricadas en algodón íntegramente a mano en una comunidad guatemalteca, es en Mallorca donde se finaliza el proceso.

De cada una de las piezas que se ha tejido se obtiene una prenda, puede ser un vestido, una camisa, un chaleco o uno de sus increíbles fulares, economizando de este modo muy bien todas las piezas, no se deja de utilizar nada por tanto no hay restos.

Todas las piezas son diferentes entre sí, al ser un trabajo realizado a mano le da un valor añadido llegando éstas a tener un valor muy alto.

Irene y su equipo luchan en su día a día, por un trabajo artesano y responsable reinventando el estilo étnico. Juega con una paleta de colores completamente naturales muy apetecibles y atemporales. Una colección llena de detalles que hablan por sí solos. Disponen de tirantes o cinturones que salen de los propios hilos del tejido y que permiten jugar con la prenda pudiendo ajustársela más o menos al cuerpo.

Según Peukes, “son trajes muy especiales, muy cuidados y que pueden emplearse sobre todo para ocasiones festivas”. Cuenta además, que aunque los diseños seguían unas directrices, ella ha dado mucha libertad a las artesanas, ya que “tienen muchísimo gusto con el color y una gran sensibilidad con los bordados y los detalles”.

Irene Peukes ha desarrollado tanto su colección de zapatos como la de prendas en colaboración con cooperativas de mujeres de Guatemala y Bangladesh y siempre bajo el marco del Comercio Justo. Han sido las manos de las mujeres guatemaltecas junto con los materiales propios del país los que han hecho posible esta colección cápsula que bien seguro no dejará indiferente.

¡Irene tiene ángel!, os lo digo yo, que tuve el placer de charlar con ella sobre sus diseños y de venderlos en mi tienda Mybio. ¡Yo ya tengo mis Pla!, ¿y vostros?.

Fuentes consultadas: http://www.diariodemallorca.es/actual/2008/07/03/disenos-guatemala-misses/372873.html, http://www.pla.org.es

 

Anuncios

En casa del herrero…

ILUSTRACIO RANA

El día de mi boda, uno de los más importantes de mi vida, en el que todo debía ser perfecto, hasta el último detalle, no llegué a diseñar mis propias invitaciones.

¡He realizado un montón de ellas! pero no para mí. Si ahora tuviera que diseñarlas, seguramente serían así, uno de mis diseños preferidos y que muy bien podría tratarse del boceto de mi vestido, boceto que tristemente no conservo.

Mi primera vez para todo

foto blog.jpg

Llevaba años recopilando, guardando con recelo cientos de recortes cual síndrome de diógenes. ¿Qué era lo que guardaba con tanto mimo en una caja de cartón, que en una ocasión envolvió alguna prenda adquirida en una tienda de firma?.

De pequeña soñaba con vestirme como una princesa, seguramente herencia de mi generación, en la que todas las historias eran bonitas, los logros se conseguían por uno mismo y disney se encargaba del resto… poco a poco ese precioso vestido tan anhelado de princesa, cambió de forma, de contexto, incluso de ilusión, hasta convertirse en un precioso vestido de novia. Incluso antes de conocer príncipe, yo ya buscaba y buscaba, tomaba apuntes y guardaba recortes de todo lo que a mi me inspiraba. Llegué a tener una extensa colección de imágenes, texturas, a cual más bonita y de ensueño. Mi vestido iba tomando forma poco a poco en mi cabecita… ¡sólo faltaba el príncipe!, pero yo ya estaba preparada.

Con los años apareció mi príncipe Disney y mi primer diseño de moda estaba a punto de tomar forma. Rescaté mi cajita y empecé a buscar, pensar y bocetar.

Después de un exhaustivo examen por parte de mi madre, con la que comentamos diferentes detalles, llevé mi boceto a un modisto de novias excepcional situado en la Diagonal de Barcelona. Él fue el artífice del maravilloso vestido de novia. Interpretó a la maravilla mi vestido a la vez que le aportó maravillosos detalles.

Este fue el maravilloso resultado de mi primer diseño y primera vez para todo lo que aquel día sucedió.